El sitio de las series de TV

Rescue Me

Rescue Me
Por Sofía Vanoli Bianchi - 31 de Marzo Comparte

The Vampire Diaries Temporada 5 Capítulo 17. La audiencia tendría que ser rescatada de la ridiculez de Damon y Elena.

Tramas repetitivas y un tanto ridículas. Eso es lo que parece caracterizar a The Vampire Diaries esta temporada. Para una serie que se centra casi exclusivamente en los triángulos amorosos y las relaciones entre sus protagonistas, hace un trabajo un poco pobre al entusiasmar a los espectadores con las idas y vueltas de los personajes. En este capítulo, Caroline hace lo imposible por salvar la vida de Stefan, una relación que lentamente está cruzando la línea de la amistad, y la relación de Elena y Damon se torna desagradable.

Mi problema principal con este capítulo fue Damon y Elena. Es una relación que ya está agotada. Si bien al principio tuvo algo de romanticismo, aunque nunca estuve de acuerdo con la pareja, ahora pasó a convertirse en algo completamente predecible y ridículo. A esta altura, las decisiones de los personajes son contradictorias y los argumentos para generar un drama son evidentemente forzados. Como recordamos del capítulo pasado, Elena y Damon terminaron, ya es como la cuarta vez que lo hacen pero juran que ahora es definitivo. Evidentemente no lo es. Como nunca lo fue y, a esta altura, creo que los guionistas deberían decidirse. O terminan con esa relación enfermiza de una vez por toda o dejan que los personajes vivan en paz. Crear drama innecesario es cansador y aburrido. Además, no se muestra nada que ya no se haya visto millones de veces a lo largo de las 5 temporadas. No quieren estar juntos pero en el fondo se aman, dicen que son una mala influencia el uno para el otro pero en el fondo no les importa en lo absoluto. Teniendo esto en mente sería ilógico que consideren la posibilidad de terminar, pero lo hacen. Lo hacen una y otra vez.  

Lo único que salvó el capítulo fue la trama paralela de Caroline, Stefan y Enzo. En primer lugar porque creo que Enzo es un personaje fantástico y las escenas en las que exaspera a Caroline son fenomenales. No sólo es gracioso sino que es misterioso. No sabemos de qué lado está y por lo menos en eso la serie eleva las apuestas. En segundo lugar porque Caroline es uno de los personajes que más rinde y su relación con Stefan siempre fue un punto fuerte de la serie. No sólo es algo que se fue desarrollando de forma orgánica, sino que también es una de las relaciones menos exploradas en la serie. Nunca vimos tanto de estos dos personajes juntos hasta el momento y eso le aporta un elemento de frescura a la serie. Algo que se sale de la constante repetición.

Lamentablemente, lo mismo no sucede con Jeremy. Su historia de chico conflictivo era de las primeras temporadas y el hecho de que vuelva a suceder me da a entender que los guionistas se quedaron sin cosas para contar. No está mal que haya elementos que se repitan pero que se repitan tramas enteras ya es demasiado. Y su conexión con la nueva bruja, que de paso abre una brecha entre él y Bonnie, fue lo más predecible que podría haber pasado. De no ser por las tramas secundarias, y algún que otro personaje fenomenal, la serie ya habría perdido todo su atractivo. 

Comparte

Ingresa a tu cuenta

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Recibí las últimas actualizaciones, noticias y reviews sobre tus series favoritas!