El sitio de las series de TV

The Sign of Three

The Sign of Three
Por Sofía Vanoli Bianchi - 7 de Enero Comparte

Sherlock Temporada 3 Capítulo 2 - El día de casamiento llegó con un episodio de los más emotivos y graciosos.

John y Mary dan el sí quiero en este segundo episodio de la nueva temporada de Sherlock. El tan esperado día de casamiento llegó para la pareja y por supuesto, para Sherlock quien debe oficiar de padrino de bodas de John, convirtiendo al episodio en uno de los más emotivos y graciosos de la historia de la serie. Esta tercera temporada parecería estar dejando de lado el drama para dar paso a historias más alegres, pero no es algo para fiarse ya que el episodio tuvo una cierta cualidad ominosa, como si estuviese adelantando una gran tragedia por venir, y con el historial de sus cabezas creativas, Gatiss y Mofatt, es más que garantido que así sea.

Durante todo el episodio hay dos visiones que entran en conflicto, la de Mary y John que aseguran que nada va a cambiar ahora que están casados. Sherlock y John van a continuar siendo el dúo dinámico que invadió las pantallas por dos temporadas. Y la visión del resto de los personajes, la de que todo va a cambiar. El episodio parece hacer lo imposible por dar a entender que es la segunda opinión la que prima. Entre el optimismo de John y Sherlock vemos a Mycroft quien intenta convencer a su hermano de que todo va a terminar mal y a Mrs. Hudson quien habla de su matrimonio y cuenta la historia de su dama de honor. El final, en el que Sherlock hace lo mismo que la dama de honor de Mrs. Hudson podría ser una representación de lo que sucederá entre él y John. Más ahora que está esperando un hijo con Mary. Parecería que ya no hay lugar en su vida para el detective.

Sherlock entiende esto más hacia el final del episodio, en lo que termina siendo una de las escenas más devastadoras. Es una persona a la que le cuesta mucho admitir sus sentimientos, y está aterrorizado, de la situación y del hecho de que posiblemente pueda perder a John. Al final cuando los invitados están bailando, todos parecen tener un lugar al cual pertenecen, Molly con su novio, Mary y John, la dama de honor con uno de los invitados, todos menos él. Él es el único que termina sólo. Como siempre lo estuvo antes de John. Este es un punto importante porque mucho de lo que sucede en el episodio gira en torno a esta idea central. Sherlock Holmes no es nadie sin John Watson. Y nada lo representa mejor que el discurso. Este fue brillante. No sólo por la actuación de Benedict Cumberbatch, quien tiene una habilidad muy particular para traer al personaje a la vida, sino por el modo en el que está estructurado. Es emotivo y emocionante, pero con ese toque que caracteriza al detective. A decir verdad, comienza de forma espantosa, casi grosera e insultante, pero a último momento se produce un giro en el que Sherlock utiliza eso para explicar la diferencia entre él y John. Sherlock es así y John es el opuesto. El hecho de que alguien como John tenga tanto cariño por alguien como él, en su mente es francamente inconcebible y es por eso que su vida nunca más va a ser la misma. Toca un punto que la audiencia ya tenía claro desde el comienzo pero que significa mucho más ahora que Sherlock lo reconoce.

De todos modos, hay muchos momentos en que los personajes están fuera de personaje, en el sentido de que actúan de una manera que no va de acorde a lo que conocemos de ellos. Es entendible que suceda, y más con Sherlock porque con la boda y sus obligaciones de padrino está completamente fuera de su elemento. Es divertido verlo y en un modo de explorar el personaje que ayuda a conocerlo más a fondo. La situación se presta para la comedia y los momentos incómodos, pero al igual que en el primer episodio hay un abuso del humor. Es demasiada comedia para una serie como Sherlock, lo cual no es necesariamente malo, pero en comparación con temporadas anteriores es un cambio demasiado abrupto.

Dejando de lado la boda, el misterio de fondo fue ingeniosamente creativo y sumamente atraparte. El asesino fantasma que Sherlock no pudo descubrir es un caso que genera mucha intriga y más del modo en que está narrado. Alternando el presente de la boda, mientras Sherlock da el discurso y el pasado en el que sucedió lo que él relata. Además, el hecho de que al final todo estuviese relacionado con la boda de John fue la cereza encima de la torta. Supero las más amplias expectativas y compensó por el desastre del caso pasado, cuya ejecución dejó mucho que desear. El villano que se introdujo en el primer episodio no volvió a hacer una aparición lo que sugiere que el último episodio será su episodio. Habrá que esperar para ver qué tiene planeado para el brillante Sherlock Holmes. 

Comparte

Ingresa a tu cuenta

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Recibí las últimas actualizaciones, noticias y reviews sobre tus series favoritas!