El sitio de las series de TV

Los problemas de la modernidad

Los problemas de la modernidad
Por Sofía Vanoli Bianchi - 30 de Septiembre Comparte

Downton Abbey Temporada 5 Capítulo 2. El momento en que la vida de Lord Grantham deja de tener sentido.

Downton Abbey regresa esta semana con un divertido episodio que da un paso atrás de la seriedad del drama y se burla un poco de los personajes. En especial de nuestro querido Earl of Grantham, quien tiene problemas para lidiar con la modernidad, desde los inicios de la radio hasta la revolución rusa, convirtiéndose en un ser poco más que ignorante y sacando a relucir su espectacular tradicionalismo inglés. Y fue glorioso. Sí, Lord Grantham, nosotros también fantaseamos un poco con la noción de que Miss. Bunting llegue al mismo fin que los rebeldes comunistas.

Lord Grantham es el regalo que sigue entregando. Pasó la mayoría del episodio en un estado de despiste en el que no logró darse cuenta que Simon Bricker, el nuevo huésped de Downton, estaba tratando de conquistar a su esposa, y tampoco logró tener la más mínima noción de lo que planeaba su hija mayor. Sin embargo sí pudo ver a través de las intenciones de Rose. Interesante. De todos modos, creo que es mejor así, porque de tener alguna idea de lo que Mary está planeando se dejaría morir junto con sus ancestros.

¿Y qué es lo que Mary planea? Una especie de periodo de prueba para decidir si su último pretendiente, Lord Gillingham, es efectivamente el indicado. Básicamente una excusa para hacer todo lo que nunca pudo hacer. Por una parte es bueno ver a Mary volver a algo parecido a su antigua persona. Dura pero apasionada, y terriblemente aristocrática. Pero por otro lado no puedo evitar pensar en todas las maneras en que su plan puede salir mal. En especial porque no estoy del todo convencida con Gillingham. ¿Son sus intenciones tan honestas como dice que son? Si Mary decide que él es el indicado se casaría con ella, pero ¿lo hará? Esa es la gran interrogante. En especial cuando nadie parece salirse con la suya en Downton.

Nadie conoce ese sentimiento mejor que Edith. Nuevamente sus desgracias superan por un amplio margen a las de los demás. Con tan solo dos episodios ya la vimos prender fuego su habitación, luchar por conseguir una excusa aceptable por visitar a Marigold y, ahora que finalmente la consiguió, tendrá que ver cómo esta será arrancada de sus manos, porque la esposa de Drewe está decidida a criar a la niña por sí sola, viendo a Edith lo menos posible. Parte de mí sabe que debería sentir simpatía por Edith, pero no puedo. Su excusa es ridícula, su manera de acercarse a la niña es ridícula y falla en generar un dramatismo convincente.

Además del drama del piso de arriba. Los empleados de Downton tienen sus propios problemas. Anna y Bates parecerían no poder disfrutar ni un minuto de su matrimonio, su felicidad ahora interrumpida por  un oficial investigando la muerte de Mr. Green. ¿Cómo habrá llegado a Downton? Espero que no haya sido por Thomas porque creo que ya es hora de que el personaje se redima aunque sea un poco. Con el despido de James y su charla con Anna vimos un lado más sensible de Barrow y, si bien es disfrutable verlo planear y conspirar, también sería bueno verlo recibir un poco de cariño de vez en cuando. 

Comparte

Ingresa a tu cuenta

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Recibí las últimas actualizaciones, noticias y reviews sobre tus series favoritas!